La Gotera Espiritual

Todo el que ha tenido una gotera de agua en su casa sabe lo molestoso que es tratar de descansar y escuchar el goteo toda la noche. Llega un momento donde no podemos esperar mas y arreglar el problema.

En el mundo espiritual una gotera es aquello que poco a poco nos va drenando nuestra comunión con Dios, aquello que pensamos que no tomándolo en cuenta dejara de molestar. Poco a poco la molestia va creciendo hasta que un día ya no aguantamos esa molestia y buscamos la manera de remendar en algo la situación.

Para arreglar la de la casa, necesitamos un maestro plomero, para la espiritual, solo a Dios. El dilatar las cosas que debemos arreglar con prontitud solo nos trae un problema más grande luego. Hay que cazar las zorras pequeñas antes de que crezcan. Si permites que una gotera espiritual vaya alejándote de Dios lentamente un día estarás muy lejos de Él.

Aprende a reconocer esas goteras de inmediato y toma acción al momento para cuidar con celo la salvación, la relación con Dios, la comunión con nuestro Creador. El maestro plomero de nuestro ser. Un abrazo en la distancia.

Pastor Julio Labrador.

En La Espera.

Salmos 46:10, “estad quietos y conoced que soy Dios”.

Cuando creemos a Dios sus promesas y palabras para nuestra vida, sabemos que en algún momento se cumplirán. Eso nos da en el momento una sensación de seguridad y paz. Pero cuando empiezan a pasar los dias, meses, y vemos literalmente que no hay cambio, nuestra seguridad y paz se convierten en duda y desesperación.

Esperar no es una virtud que todos hemos desarrollado, la mayoria de los creyentes ni siquiera ejercitan la paciencia necesaria para la espera en Dios. Ahora todos declaran, decretan y dictan los hechos que esperan que Dios haga al momento. Esperar en Dios es saber con todo nuestro corazón que pasará lo que tenga que pasar en el momento exacto que Dios entienda que debe pasar. Sus pensamientos son mejores que los nuestros.

El mayor ejemplo de la historia pudiera ser la creación del universo y el ser humano en un orden diario hecho por quien tiene el tiempo en sus manos. Para entender que Dios es Dios, y su poder, majestad y gloria se manifiestan en su tiempo y suprema voluntad, es necesario permanecer quietos cuando asi nos lo pida. No hagamos como sara, Dios no necesita ayuda. Bendiciones para tu vida. Pastor Julio Labrador.

Solo Dí la Palabra.

Hubo un centurión en los tiempos de Jesus que tenía una visión clara de lo que es autoridad y delegar. Tanto asi que cuando Jesus interactuó con sus servidores y amigos notó rapidamente el carácter y la disciplina de aquél centurión aún sin conversar con el en persona.

El concepto de delegar y ejercer autoridad estriba en que la persona a la que se le delega o instruye entienda la importancia de ser diligente en la encomienda y que sin ningún titubeo cumpla con lo requerido. Jesus lo hizo con su Padre, haciendo asi una de las obras más maravillosas de parte de Dios, la redención. Si Jesus no hubiera cumplido no tendriamos esa oportunidad hoy dia.

Asi trabaja Dios cuando por medio del nombre de su hijo, nos da sanidad, perdón y vida. Él solo dice la palabra, y sucede. El centurión solo pidió que Jesus dijera la palabra de sanidad y sabía que pasaría sin duda. De igual manera Cristo espera que entiendas que la autoridad y comisión que se ha puesto en todos nosotros son vitales para la vida de otros, asi que en fé, lleva el evangelio, Dios dirá la palabra. Pastor Julio Labrador.

Tienes Que Renacer

Cuando Nicodemo, uno de los principales maestros de aquella época, escucha a Jesus y su prédica, sencilla, clara, diferente, decide ir a consultarle en secreto. De esta manera evitaría ser motivo de criticas por consultar a otra persona siendo maestro.

Lo que no esperaba Nicodemo era la respuesta de Jesus, hay que nacer de nuevo. La lógica de esa época no permitía entender lo que estaba escuchando. Por eso la contestación a modo de pregunta del propio Nicodemo a Jesus.

Hay algunos hechos que debemos entender con la experiencia de Nicodemo, no debemos sentir vergüenza cuando buscamos ayuda en algún punto teológico que a veces no entendemos, también debemos escudriñar la palabra para entender más allá de lo literal (exégesis), Cristo siempre nos habla claro si buscamos su ayuda y nos hará entender cualquier misterio.

Renacer en Cristo es volver a empezar en el espíritu, caminando con Dios y haciendo su voluntad en nuestra vida, tomando del agua que salta para vida eterna, dejando nuestra propia voluntad para servir a quien murió para darnos vida. Tenemos que renacer, como Nicodemo.

Pastor Julio Labrador

Acab, Jezabel y Nabot.

Imagina que acab es un poderoso ministerio que ya no da frutos porque ha perdido el norte, pero nabot es un ministerio pequeño que està dando frutos porque predican un evangelio puro y sin religiosidad. Imagina que acab quiere asociarse y apoderarse de nabot pero éste no lo permite porque no quiere tener nada que ver con la mentira y comprometer su convicción.

En ese momento entra jezabel en escena, un espíritu de mentira que crea una situación de calumnia a nabot, la gente al no discernir, apedrea espiritualmente a nabot hasta la muerte, el ministerio pierde un lider de compromiso y acab toma control de ese ministerio que si da frutos.

Jezabel no solo representa la perversión sexual de aquella época, también de todo aquel que altera el orden y la bendición de Dios, por eso en apocalipsis le es señalado a una de las iglesias, porque permiten que poco a poco un espíritu asi se les cuele en el plan de Dios para ministerios de verdad. El discernir sobre las aparentes ovejas sin mancha es deber pastoral y de su equipo. Recuerda cuidar tu llamado y visión con celo y prudencia, pedir discernimiento es necesario y correcto al decidir a quien permitimos como ayuda ministerial.

Dios es y será quien escoja, señale y dirija cualquier persona para un trabajo en el templo o iglesia, en toda acción donde no se consulta a Dios, el fracaso y las consecuencias son garantizadas. Pastor Julio Labrador.

IMG_2326

Nuevas Fuerzas

La vida cristiana está llena de retos. El diario vivir puede ser duro, difícil, a veces complicado. Con momentos llenos de alegría y gozo, también hay algunos de frustación y prueba de nuestra paciencia y amor. En ocasiones pudieramos sentir que desfallecemos por causa de las pruebas y luchas.

Sin embargo, en esos momentos de batalla y carrera hacia nuestra meta, Dios nos sorprende con refrigerios espirituales que nos dan fuerza, ánimo y ganas de seguir. Por eso la persistencia es necesaria para no rendirnos, Dios vé nuestro esfuerzo y nos tiende esa oportuna ayuda. Nuevas fuerzas!, necesarias, nada lograriamos sin su ayuda.

Recordemos que no estamos solos en este caminar de bien y sacrificio, cuando más cansado te sientas, haz un pequeńo alto, para tomar nuevas fuerzas y seguir en nuestro avanze hacia la meta final, vida eterna con Dios. Pastor Julio Labrador.

El Gran Abogado

Uno de los beneficios de recibir a Cristo como Salvador y Seńor nuestro es saber que es nuestro abogado cuando pequemos. Es probable que en algún momento estemos en esa triste situación donde el pecado nos acusa y trata de alejarnos de Dios.

La palabra es clara al respecto, abogado tenemos ante el Padre, para que su perdón y misericordia nos cubra alcanzando su perdón. Lo que te hizo fallar pasa a un segundo plano pues Dios muestra su amor para con nosotros al escuchar las palabras de su Hijo a favor nuestro.

Para eso, debe haber un sincero arrepentimiento, lleno de humildad y sinceridad ante Dios, quien escudrińa nuestros corazones. Cuando se pierde la comunión entre nosotros y Dios, como pasó en el jardín del edén, Cristo viene a re-establecer esa comunión de paz, alegría, gozo y amor inefable. Agarra su mano y déjate llevar, a la presencia de nuestro Dios y Padre, quien nos ama como nadie. Pastor Julio Labrador.

Un “Selfie” con Cristo.

Parte de lo que nuestro Seńor nos recuerda en la palabra es que estará con nosotros en todo momento hasta el fin de nuestros dias. A veces dudamos en el camino por las situaciones que llegan y sentimos una falsa soledad. Pensaba yo en la manera en que la tecnología se ha desarrollado y de como sería si pudieramos ver literalmente a Cristo caminando con nosotros en cada momento.

De seguro yo tomaría un “selfie” con Él en la mańana, en el almuerzo, en el cafecito de la tarde, en el carro de vuelta a casa, en la cena, viendo la tele, leyendo la palabra y escuchando su explicación. Llenaría mi red social con fotos juntos y caras alegres como todos los que conozco. Diría como: “aqui con el jefe bebiendo café”.

Muchos olvidan que aunque no podamos hacer real lo del selfie, no deja de cumplir y estar ahí. En nuestros momentos de alegría, llanto, desesperación, gozo, tristeza, triunfo y fracasos, Él está ahí. Nuestra seguridad se basa en que lo prometió y lo cumple a cada segundo. Recordemoslo e imagina en tu mente el selfie espiritual que llevas contigo a todos lados. Dios te bendiga! Pastor Julio Labrador.

La Humildad Nuestra de Cada Dia

El ser humildes en cada aspecto de nuestro día, se ha convertido en un gran reto para los cristianos de hoy. La presión y la diversidad social que nos rodea se presta para que constantemente sea probada nuestra humildad de corazón y espíritu.

En el trabajo, en nuestro hogar, en nuestra congregación, aún en nuestra vida virtual, se nos está llevando al límite de prueba para ver si es real nuestra reacción. Si nuestra humildad a madurado, sabremos lo que vale la pena que atendamos con detenimiento o lo que apenas merece nuestra atención oportuna.

Parte de conservar el carácter de Cristo es medir cada hecho con cada acción, humildad pero no llegar a permitir el abuso. Aún nuestro Seńor y Salvador se enojó contra los mercaderes del templo. En cada comienzo, vamos desarrollando esa humildad que caracteriza a alguien que ha tenido un encuentro con Dios, mientras, en el camino, hay que ser lo más diligente posible cuando permitamos dejar salir el carácter que también vino incluido en la creación única de nuestro ser.

Recordemos a quién reflejamos, con humildad y amor. Pastor Julio Labrador.

El Rostro de Cristo

En algún momento nos hemos preguntado como es el rostro de nuestro Seńor, como sería su expresión facial, su mirada, su sonrisa. Para cada ser humano esa imagen es diferente, para algunos es blanco, afro, mas amarillo y asi según su descendencia.

Lo cierto es que un dia le veremos cara a cara y esas preguntas ya no tendrán importancia, ya no será relevante cualquier aspecto que pudieramos imaginar. En el prójimo cercano deberiamos ver ese rostro que imaginamos, la palabra nos dice que si le dimos de comer a un necesitado a Él le dimos, si visitamos un preso o una viuda a Él lo hicimos.

Por eso es importante como interactuamos con nuestro prójimo, amigos, enfermos, hijos, padres y todos los que de alguna manera se relacionan con nuestro diario vivir. El rostro de Cristo está presente en cada persona, sea nińo, jóven, anciano, mujer o hombre. Es como si compartieramos con Él cada día en cada momento. Entendamos que es parte de la obra de misericordia que Dios quiere que hagamos en la vida de otros como hizo en la nuestra.

La fé sin obras es muerta, recuerda que el rostro de Cristo está justo frente a tí, haz lo mejor que puedas, con lo que tengas. Ya Dios te dice; ” gracias”. Pastor Julio Labrador.