Ser Moldeado

Cuando analizamos un poco el proceso de ser moldeado, muchos traen a su mente la manera en que el barro es trabajado para lograr la pieza final que quiere su alfarero. En muchas maneras ciertamente Dios trabaja asi con nosotros, nos sigue moldeando atravéz de las situaciones que enfrentamos en nuestro camino.

Pero ser moldeado conlleva que nos dejemos moldear, humildes, callados, sumisos, en total silencio y odebiencia. Si usted mira un alfarero en su trabajo verá que el barro nunca le reclama las veces que vuelve y empieza, tampoco se queja de las vueltas dadas en el torno, ni decide en que se convertirá al final.

Ser moldeado conlleva paciencia, tiempo, dedicación, pureza, pasión por el barro y sus posibilidades. El alfarero vé en su mente el resultado final y firme de lo que va moldeando. No nos toca entender los procesos, las maneras o las desiciones de Dios en nosotros, nos toca ser lo que Dios quiera que seamos. Siempre será más de lo que pudimos pensar. Abrazo y adelante, dèjate moldear. Pastor Julio Labrador

Habló Dios?

Luego de las tesis de Lutero y la aparición protestante, surgió un avivamiento que había estado apagado hasta ese momento como consecuencia de las acciones del movimiento católico. Al paso del tiempo, la manifestación del Espíritu Santo fué creciendo y dejando saber en su manera singular la voluntad de Dios sin dudas ni medias verdades.

Es ya común y esperado en nuestro movimiento protestante que eso suceda, Dios habla y nos llena de paz, promesas, aliento, fuerzas y gozo. Pero al dia de hoy suceden cosas y palabras desde el altar donde nos hacen pensar si verdaderamente Dios habló. Como saber?, a la luz de la palabra, debe traer paz, las palabras de Dios traen paz aún cuando es reprimenda. El propio Espíritu Santo dará testimonio en nuestro interior si lo que se dijo proviene de Dios.

Las profecías tienen fecha, las promesas se alinean con la voluntad de Dios, las reprimendas nos reconectan con su presencia y nunca su palabra ministrada dejará confusión, Dios es un Dios de orden. Nunca una palabra dada dejará duda o confusión, nunca aprobará una vida en pecado, siempre lo confrontará. A veces con amor, otras con duras consecuencias, la elección es de cada creyente.

Aplica la oración si tienes dudas o temores por una palabra dada, Dios mismo te dará contestación sin dudas en tu interior, sin manipulación de emociones, pero con la seguridad de que su Santo Espíritu, te dirá “hey, aqui habla Dios, cree”.

Pastor Julio Labrador

Saber Perdonar

El perdón es algo que constantemente consideramos en nuestro pensamiento, en nuestro diario vivir pasamos por muchisimos momentos que nos llevan a pensar si perdonamos un hecho o no. Si merece que se perdone esta o aquella ofensa que nos hacen diversidad de personas con las que interactuamos a cada segundo.

No quiere decir que no tengamos buenos momentos, pero siempre hay algo en el dia que nos reta a perdonar. Nos reta porque errar es de humanos, pero la mayoria de los ofensores piensan que si otorgamos el perdón, todo se olvida. Debería ser asi, pero no todos estamos preparados para que asi sea.

Perdonar con todo nuestro corazón conlleva un proceso que muchas veces es largo y trabajoso, nos cuesta entender el porqué de la ofensa y porqué debemos hacerlo. Nos toca hacerlo porque ya Cristo nos ha perdonado lo que nadie jamás podría perdonarnos, siendo un ejemplo digno para imitar. Pero debe ser con todo nuestro corazón, como nos perdona Dios por medio de su hijo.

Si deseamos reflejar a Cristo, debemos perdonar hasta setenta veces siete y más, reconocer que perdonando, de alguna manera agradecemos a Dios lo que nos a perdonado a nosotros. Practica el perdón sincero, puro, verdadero. Si se puede si te lo propones, recibirás paz, como solo Cristo la brinda. Pastor Julio Labrador.

Somos Disciplinados?

La palabra de Dios está llena de principio a fín de ejemplos de personas sin disciplina que pagaron un precio muy alto su falta de la misma. El seguir instrucciones ha sido y será un gran reto para todo el que sigue a Cristo. Moisès no pudo entrar a la tierra prometida, Adán y Eva fueron removidos del paraiso con consecuencias para la humanidad, Abraham puso a su pueblo en 400 años de cautiverio por mencionar algunos de grandes líderes que vivieron en carne propia no seguir instrucciones.

La disciplina determinará que tan ràpido o lento avanzarás en éste andar cristiano, sin ella te costará llegar a cualquier meta. Ser disciplinados es lo que nos lleva a seguir constante en la oración cuando no tenemos fuerzas, es lo que nos hará hacer lo correcto aún cuando nadie nos vea.

Ser disciplinados para seguir lo demandado por Dios nos ahorrará muchos contratiempos en el camino, con Dios y con los que nos rodean. Es determinante en el éxito de aquello que tanto ahnelamos. Dios se regocija en la obediencia, y para lograrla, necesitamos ser disciplinados. Te invito a considerar que debemos cambiar para lograr la disciplina necesaria que nos lleva al éxito. Pastor Julio Labrador

La Familia y El Llamado

La primera institución creada, fué la familia. También fué lo que dijo Dios que dejaríamos para ser una sola carne, creando así nuestra propia familia en su tiempo y momento. Desde ese día hasta la sociedad que vivimos hoy la composición familiar así como su propósito ha cambiado muchísimo.

Tanto así que se han creado leyes en cada lugar para obligar a los creyentes a aceptar por buenas o válidas las distintas versiones de familia que vemos hoy en todo lugar. Las personas olvidan que sin la fórmula original hecha por Dios es imposible que siga existiendo familia, dos hombres no pueden crear hijos, igual dos mujeres.

La iglesia está llamada a hacer valer sus postulados de fé y credo, de la misma manera que tenemos que aceptar que esas variantes son parte de una sociedad que ha ido poco a poco alejándose de Dios y sus principios morales, religiosos y de bases teológicas que tanta sangre y vida han costado, comenzando por la de Cristo.

Hagamos nuestra parte como hijos de Dios, sin ofender, pero esperando el mismo respeto por lo que creemos y Dios ya ha dicho. Varón y hembra los creó, y ordeno se multiplicaran y poblaran la tierra, algo que solo una familia heterosexual puede lograr. Abrazo y adelante. Pastor Julio Labrador

Cada Uno Su Cruz

Cuando Cristo nos pide que cada cual cargue su cruz y lo siga, no es una petición literal, es una petición espiritual que conlleva sacrificio y reconocimiento de nuestros límites personales dentro de nuestro proceso de crecimiento. Es creer que Dios no nos dejará y que seremos perfeccionados en el camino.

De igual manera es una petición de reconocer que otros también cargan su cruz, los problemas o situaciones que los atribulan y los llevan a tener cierta actitud hacia la vida y los demás. Es dejar las excusas para no avanzar en el llamado que recibimos para la obra y hacer nuestra parte aún llevando nuestra cruz, como hizo nuestro redentor al llevar nuestras cargas, pecados y enfermedades.

El peso de la cruz de cada persona dependerá de cuan maduros estamos para trabajar la manera de cargarla sin que nos lastime más de lo necesario. Cristo tuvo la ayuda de un cirineo, sin duda habrá quien nos ayude en el camino. Renueva tus fuerzas, re- enfoca tus metas, haz tu parte, tu cruz no impedirá que llegues a las promesas de Dios para tu vida y la de los tuyos. Pastor Julio Labrador

Zaqueo y su Curiosidad

Zaqueo, un jefe de los publicanos, rico, sin ninguna necesidad apremiante, buena posición social y muy curioso por los eventos de las masas. En un momento escucha sobre Jesús y decide que al menos quiere verle. Su estatura no le permite ver sobre la multitud por lo que decide subir a un árbol para tener un buen punto focal.

Lo que no esperaba es que al pasar nuestro Señor, subiera su vista y le pidiera ir a su casa a posar. Los que hemos leído la palabra sabemos el final de ese inusual encuentro. Zaqueo sufrió una transformación que dejó a todos perplejos. Ahora era honesto, creyente, caritativo y con un nuevo corazón.

Dios prometió que si le buscabas y entregabas tu corazón a Él, te lo cambiaría por uno de sentimientos y verdad. No tienes que tener gran estatura, no necesitas riquezas ni posición social conocida, no necesitas subir a un árbol, solo un corazón dispuesto, agradecido y sincero. Cristo irá a posar a tu casa, todos serán salvos, tu vida va a cambiar. Atrévete a ser curioso y buscar un encuentro con Dios.

Pastor Julio Labrador

Personalidad de Imán

En el diseño de Dios en cada persona, también hay diversidad de personalidades, de maneras de ser que a veces no son nuestras preferidas. Unos mentirán, serán faltos de sinceridad, egos inflados, ciegos espirituales o dominados por lo que aún desconocen.

Veremos que en ocasiones no estamos en el mejor momento para interactuar con tales personalidades, nuestros momentos diarios también nos llevan a tener nuestros días no tan buenos y estar pre dispuestos a no aceptar tales personalidades en ese día.

No todos tenemos una personalidad de imán, que atrae y favorece nuestra relación con el prójimo. Sin embargo, estamos llamados a reflejar el rostro de Cristo, no importa como está nuestra personalidad ese día, debemos tener dominio propio para entender los demás, sus maneras, sus credos y sus personalidades.

Ser cristiano implica tolerancia, amor, paciencia, bondad y demás dones y frutos del espíritu. Personalidad de alguien que fué transformado por el amor de Cristo. Adelante, podemos. Pastor Julio Labrador

Cuando Dios Nos Re-educa

La obediencia es algo que está constantemente en reto por cada cristiano que quiere verdaderamente servir a Dios. No es lo mismo que Dios camina contigo que caminar con Dios, como hizo Enóc. Cuando Dios camina con nosotros, lo hace porque nos ama y nada nos aparta de su amor, va a nuestro lado pero no necesariamente comparte nuestro rumbo o desiciones.

Cuando caminamos con Dios, es Él quien determina el rumbo, el paso y la dirección que debemos llevar en todo momento, sin distracción, sin explicación algunas veces. Es un acto de fé, de creencia, de convicción, obediencia total y ciega en el Creador del universo.

Por eso en ocasiones Dios nos dará reprimendas, algunas más duras que otras. El aprendizaje en los caminos de Dios se obtiene de la manera que un Padre lo haría, nuestra falta de madurez y experiencia nos llevarán a consultar, cuestionar y no seguir las directrices que Dios nos dá por nuestro, propio bien. Sueńos, profetas, predicadores y pastores nos hablan y advierten del costo de no obedecer, que pudiera incluir a los más cercanos a nosotros.

Es nuestra elección hacerlo de la manera más fácil, o aprender de la manera contraria. Recuerda que los pensamientos y planes de Dios para nosotros, siempre serán los mejores.

Pastor Julio Labrador

La Gran Comisión

Todo aquel que sigue a Jesucristo tiene la obligación de predicar el evangelio. No necesitamos ser grandes teólogos. Lo único que necesitamos es un verdadero encuentro con Cristo, un corazón dispuesto y una actitud de obediencia. El Señor continua enviando a su iglesia a predicar.

Vemos en el texto que leímos como los setenta fueron enviados a predicar aunque no tenían fama de predicadores, tampoco habían cursado estudios teológicos eran cristianos al igual que nosotros; muchos podemos llegar a pensar que no tenemos las aptitudes para predicar el evangelio, pero los requisitos para predicar son un corazón dispuesto y una actitud de obediencia, si tu dispones tu corazón y eres obediente tu puedes predicar, aunque creas que no podrás porque no sabrás que decir.

Por ejemplo:

“Entonces dijo Moisés a Jehová: ¡Ay, Señor! Nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; Porque soy tardo en el habla y torpe de lengua. Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre?¿O quien hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego?¿No soy yo Jehová? Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñare lo que hayas de hablar.”(Ex. 4.10-12)

El párrafo anterior nos muestra, como Moisés temía hablar cosas equivocadas, algunos teólogos dicen que pudo ser que Moisés era tartamudo, pero el caso es que Dios le dijo que él le diría que hablar y que decir.

Otro ejemplo igual encontramos en Mr. 13.11 donde el Señor Jesús les dijo a los discípulos que no eran ellos los que iban a hablar, sino el Espíritu Santo. O sea el Señor nos dará las palabras correctas y necesarias para poder predicar el evangelio, recordemos es el Espíritu Santo el que convence al pecador de su condición delante de Dios y no las palabras que nosotros creamos correctas.

Las instrucciones que el Señor nos dejo son claras y precisas “Y le dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” Mr. 16.15. hay mucha gente que necesita escuchar del evangelio de Cristo Jesús, pero hay muy pocos dispuestos a hacerlo.

Hermano amado es necesario que tú como siervo, retomes esa gran comisión a la que fuimos enviados, no esperes que otros lo hagan, levántate y resplandece en medio de las tinieblas, Cristo espera que tu actúes, recuerda que es tu deber y no solo de los pastores, o evangelistas, o maestros, sino de todos los que hemos sido llamados a esa gloria eterna.

Él nos ha dado las herramientas e instrucciones precisas para hacerlo bien. El cristiano más gozoso es aquel que predica el evangelio. No lo pienses mas, empieza a predicar hoy mismo. Pastor Julio Labrador