Las Cosas Como Son

En muchas ocasiones nos tocará decir la verdad con repercusiones que no podremos evitar en otras personas. A veces nos odiarán, nos criticarán, nos dejarán solos y en muchas nos acusarán por el sentimiento que producirá en otros el decir la verdad con toda claridad.

Recuerdo en la palabra cuando Pedro le sugiere a Jesús que no hable del sacrificio que haría con su muerte, en el acto Jesús le reprendió sabiendo quién hablaba a travéz de Pedro. Le dijo las cosas como son, no podemos mezclar lo que es de Dios con otras cosas.

Que no nos importe hablar del evangelio y la palabra de Dios como está escrito, como Dios espera que lo hagamos, sin cambios, sin sustitución, entendiendo lo importante de esta comisión que tocará almas con el poder de Dios. Digamos las cosas como son, pecado es pecado, amistad con el mundo es enemistad con Dios. Adelante. Pastor Julio Labrador

El Precio de un Alma

Cuando Dios crea al hombre, nos da la oportunidad de salir de su pensamiento y existir físicamente, literalmente vivos. Experimentar lo que nunca imaginamos que podría pasar, amor infinito.

Cuando el hombre, dejándose llevar por la mujer decide alejarse de Dios, aún su amor se manifiesta al decidir dejarle vivo, pudiendo acabar en ese momento la vida humana. Aunque con consecuencias, amor infinito. Como nadie.

Es cuando con los ańos Dios establece una manera de salvar esa creación humana y pedir el precio mas increible del universo: la Sangre de su Hijo. Ese es el precio de un alma que reconoce que es Dios quien tiene el tiempo, la vida y la muerte en sus manos. La Sangre de Cristo, nuestro Seńor y Salvador. Acéptale hoy que aún hay tiempo.

Adelante, Julio Labrador.

Decretando y Declarando?

¿YO DECRETO o DECLARO Y DIOS OBEDECE?

Decretar, es el decir de una persona con autoridad para decidir lo que se debe de hacer. No podemos confundir lo que es una declaración de algo que Dios ya ha dicho, a un decreto, que es lo que nosotros queremos y ordenamos que suceda, el único que puede decretar, de una manera soberana es Dios, él tiene el poder y la autoridad para hacerlo.

“Jehová tu Dios te manda hoy que cumplas estos estatutos y decretos; cuida, pues, de ponerlos por obra con todo tu corazón y con toda tu alma. Has declarado solemnemente hoy que Jehová es tu Dios, y que andarás en sus caminos, y guardarás sus estatutos, sus mandamientos y sus decretos, y que escucharás su voz.”

(Deuteronomio 26:16-17)

Cuando hablamos del poder de su palabra, el adjetivo “su” no esta hay por accidente, no estamos hablando del poder de la palabra hablada, sino del poder de “su” palabra, y la razón por la que es vital hacer este señalamiento en nuestros días, es porque estamos en medio de un movimiento que habla del poder de la palabra hablada, el movimiento del decláralo, proclámalo y recíbelo, es un movimiento centrado en el hombre, es un movimiento que promueve la exaltación del hombre, humaniza a Dios y diviniza al hombre, pensando que nosotros tenemos la capacidad al hablar de crear nuestras propias realidades y malinterpretan versículos para hablar de cómo Dios creó realidades al hablar, pero no estamos hablando de la misma palabra, ni del mismo ser; cuando comparamos la palabra del Creador, con lo que dice la creación, nos damos cuenta de que existen enormes diferencias, y si nosotros no hacemos tal diferenciación prontamente comenzaremos a ignorar a Dios y a seguir al hombre.

Hoy en día ha surgido una doctrina, el engaño de la confesión positiva, que por malas interpretaciones de las escrituras, muchos son arrastrados para usurpar el lugar que solo a Dios le pertenece. A muchos cristianos ingenuos, se les ha enseñado, que en sus bocas hay un milagro, como dicen varios tele/evangelistas que están vendiendo la teología de la prosperidad, repitiendo esta mentira continuamente antes de comenzar sus prédicas. Es un movimiento anti bíblico de principio a fin.

Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios;

(Ezequiel 28:2)

La iglesia contemporánea tiene que aprender a orar, en el libro de Juan, los discípulos reconocen la necesidad de aprender a orar, pero tenemos que entender que clase de gente esta diciendo, “enseñanos a orar”, porque el pueblo de Israel era enseñado y educado desde niños a orar, se les enseñaba a recitar oraciones, a memorizar salmos para poder entonces orar a Dios, por esto parece ilógico que estos hombres, maduros ya, que habían crecido con una cultura de oración, digan ahora al Señor, “enseñanos a orar” y la razón es porque habían perdido de vista lo que es la oración bíblica, empezaron a agarrarse de tradiciones, repeticiones mecánicas y todo lo que se hacia en el santuario; y cuando escucharon a Jesús en ese lugar orando, les llamo la atencion y le dijeron, “Señor nosotros queremos aprender a orar como tú lo haces” en otras palabras a conversar con Dios.

“Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.”

(Lucas 11:1)

La oración debe de ser centrada en Dios y no en nosotros, tenemos que abrir nuestros ojos y corazones a lo que dice la biblia, que debe de ser nuestro punto de referencia, todos los días necesitamos que nuestro Padre nos guíe, tenemos que aprender a orar. Toda la oración, todo el modelo y toda la enseñanza que Jesús nos da en la biblia de como orar, está total y exclusivamente centrada en la persona, la soberanía y la potestad de Dios, es todo Dios, acerca de Dios y para la gloria de Dios. La oración y la palabra nos enseńa que quien declara y decreta es solo Dios.

«Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo;» ‭‭Job‬ ‭19:25‬ ‭RVR1960‬‬

Haber vencido la muerte y ser resucitado por el Padre no solo es una victoria importante, es el hecho indiscutible de la voluntad de Dios de proveernos un Salvador. Una puerta abierta para quienes decidan entrar, para quienes den un paso de fé, un acto de valentía.

Abogado, Salvador, Seńor nuestro, como usted quiera verlo. El hecho es que Cristo tiene un propósito en tu vida y amablemente espera que usted lo entienda y acepte. Un propósito que tendrá un impacto para la eternidad.

No olvide que si decide no hacerlo, pudiera enfrentarlo de otra manera no muy agradable, es mala idea presentarse a Dios sin un abogado que le conozca como hijo. (comprende?) Te invito a re- considerar el camino que llevas delante de Dios y todos los testigos celestes. Aún hay esperanza.

Pastor Julio Labrador.

Ser Genuino

Hubo un momento donde un joven Israelita vino al encuentro con Jesus. En su conversación Jesus lo describe como un verdadero Israelita en quien no había engaño. Una descripción que dice muchas cosas buenas de ese varón. Ser genuino significa vivir sin engaño, sin la necesidad de pretender cualquier cosa que no somos.

Ser genuino es un modo de vida, mostrarnos en todo momento como realmente somos, en cada acto, gesto, palabra y hecho. Reconociendo que no somos perfectos ni santos, eso le pertenece a Dios. Ser genuino es defender nuestro credo, sin titubeos ni dudas.

Ser genuino es entender la importancia de ayudar cuando podemos, de retirarnos cuando es necesario, de decir la verdad aunque no nos ayude en algo. No podemos ser superdotados en cada cosa pero si genuinamente aportar en cada cosa hasta donde nuestros recursos y talentos nos lo permitan. Ser genuino, también es caminar nuestra vida cristiana con fé inquebrantable, sabiendo que Dios ya está allí esperándonos al final de la misma. Pastor Julio Labrador.

Las Miradas

Sabias que la palabra dice que desde el cielo nos miran en todo lo que hacemos y decimos? Es como si grabaran una película de nuestra vida diariamente. Tambien dice que a los ángeles llamarán como testigos contra toda obra nuestra.

Por eso es muy importante la diligencia que debemos tener ante nuestras desiciones y acciones mientras vivimos. Nuestros hechos serán juzgados y pesados en la balanza divina. Nuestro abogado defenderá nuestros hechos o mirará con trizteza el resultado de nuestro caminar.

No permitas que las malas desiciones no vayan a tu favor en el futuro encuentro con nuestro juicio divino, recuerda en todo momento que aunque no los veas, hay muchas miradas sobre ti, sobre cada cosa que haces, dices y piensas. Da de ti lo mejor.

Pastor Julio Labrador

Porque es tan duro creer?

Al ser humano en general le es muy difícil creer en algo que no puede tocar. Desde los tiempos primitivos, la sociedad, mientras se desarrollaba iba buscando las maneras de tener una cercanía con un dios que fuera mas tangible. Crearon los ídolos y sin numero de figuras similares a ese concepto.

Dios sin embargo, aclaro y estableció las guías y maneras de acercarse a Él para esa relación ahnelada por los humanos. Hizo prodigios, milagros, proezas que solo Él podia hacer. Pero eso no evito la costumbre y necesidad humana de buscar una cercanía mas personal. Es cuando Dios envía a Cristo. Señor y Salvador nuestro, se convirtió en la figura más impactante en la historia de nuestra raza.

Creer es y sera sin duda un hecho que siempre estará en constante desafío en nuestro interior. Utilizando la oración, la fé, la comunión y la perseverancia para buscar una relación entre nosotros y Dios, nos llevará a un convencimiento nunca antes experimentado por cada creyente. No perdamos la esperanza en la batalla de la fé, Cristo es fiel, estará con nosotros hasta el final de nuestros días.

Pastor Julio Labrador

Creer o No

Que nos cuesta creer? La palabra nos dice que para seguir a Cristo es necesario que padezcamos y tengamos oposición en el camino del evangelio. Muchos son los predicadores, profetas, pastores y otros que llevan un mensaje equivocado de prosperidad, de no sufrimiento, de camino fácil y de empoderamiento cuando a la luz de la palabra no hay fundamento.

Una cosa es saber que Cristo nos acompañará en el camino para sustentar nuestra necesidad y ayudarnos a seguir en fé y otra es tomar una base contraria a las palabras de Cristo y pretender que todo estará como en un sueño.

Seguir a Cristo y creer totalmente en su palabra y promesas implica tomar nuestra cruz, implica el precio de sangre para nuestra oportunidad de llegar al cielo, implica profundizar en la palabra para ayudar a otros.

Creer es fundamental para que veamos las promesas de amor, fé y libertad realizarse en nuestras vidas y la de los nuestros. Debemos creer sin dilación, sin duda, sin doble ánimo, sin esperar que el camino fácil es parte de la promesa. No lo es, creer es decirle a Cristo Señor nuestro, que se cumpla tu voluntad, no la mía. Pastor Julio Labrador

Mirando La Cruz

Cuando dejamos de mirar a la cruz, se cortan los lazos de comunión, de espiritualidad, de escuchar la voz de Dios, de enfoque en los propósitos y planes de Dios. Dejar de mirar a la cruz es poner la vista en cosas que no nos aportan en nuestro de servir.

La palabra es clara: si ponemos la mirada en la meta, en la cruz, en nuestro Señor, no hay manera de equivocar el camino ni permitir al enemigo que distraiga nuestra mirada. Fija tu vista en la fé, en el sacrificio de la cruz, en nuestro Salvador, Jesucristo. La carrera es larga, las pruebas en el camino muchas, pero la recompensa una que nos dará paz y gozo por la eternidad. Mantén tu mirada en la cruz, ya nos falta menos. Adelante y abrazo. Pastor Julio Labrador

Instruyendo al Niño

En tiempos de grandes cambios sociales y nuevos avances en tecnología y ciencia, es cada vez más duro sobrevivir en el entorno de un niño y un joven. Los retos y la presión de grupo son cada vez más grandes para cada uno de ellos, la búsqueda de aprobación fuera del entorno familiar es casi una necesidad prioritaria para ellos.

Ante esta realidad la iglesia debe reinventar la manera de lograr captar su atención y persistencia en el desarrollo de una relación con Dios. Los niños y la juventud deben ser parte integral del culto y el desarrollo de una iglesia que entiende su importancia en un futuro tan cerca como los próximos diez años de cada iglesia.

Cada padre y madre debe enseñar los fundamentos cristianos de credo y entender que la iglesia es solo una pequeña parte de tiempo si comparamos cada dia en la vida de ellos. Fundamentos de oración, intimidad con Dios, seriedad de cada credo y lo importante en cada uno de su propia relación con Dios. La insistencia se hace costumbre y èsta en convicción.

No desperdicies cada segundo de vida de tus hijos para dejar pasar la oportunidad de sembrar en ellos la semilla de amor, esperanza y vida eterna que todos debemos tener en Cristo nuestro Seńor y Salvador.