Perdidos en el Afán

En muchas ocasiones la palabra nos muestra los efectos en nuestra vida de estar afanados, de estar fuera de foco y sin concentración en las cosas que deberíamos estar enfocados y concentrados. El mundo y su rutina diaria se encargarán de tratar de ocuparnos en cosas que no aporten o nos consuman el tiempo que debemos dedicar a los trabajos evangelísticos.

Como comisión dada a cada uno de nosotros, evangelizar y llevar el mensaje es prioritario dentro de nuestra agenda diaria, es de primer orden reconocer que lo demás puede esperar. Dios siempre debe tener su lugar primario y nuestro tiempo y esfuerzo dedicados a ese respecto. Esto nos asegura que el resto de las cosas y nuestras necesidades serán cubiertas por nuestro Señor y Salvador.

Reorganiza los eventos que planeas en tu diario si notas que es necesario priorizar los mismos en un orden diferente, en una manera más productiva para nuestro espíritu, para nuestro deber ministerial, para nuestro credo y familia.

Pastor Julio Labrador

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: