«No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.» ‭‭1 Juan‬ ‭2:15-16‬ ‭RVR1960‬‬

Podriamos enumerar un sin fin de cosas que vemos hoy en la iglesia que sin duda imitan las que vemos en el mundo. La diversificación ministerial y la manera en que son manejados pareciera que trajeron de vuelta al templo los mercaderes. Con los tiempos, se va descuidando el fundamento del evangelio.

El amor por las almas pasó a un segundo plano, sin poder mostrar el amor del Padre que debería estar en nosotros y ser manifiesto en todo momento. Tal vez es necesario traer el coraje de Cristo y volver a expulsar lo que no pertenece al templo, al culto de agradecimiento a Dios.

Cuando abriremos los ojos para ver que si alguno ama al mundo y sus cosas, el amor del Padre NO está en el. Fama, vanagloria, deseos de los ojos, nada que ver con lo que deberiamos reflejar. Que vemos al mirarnos en el espejo espiritual cada dia? Si no ves el reflejo de Cristo, es un buen momento para hacer un alto y pensar en el consejo sabio de Juan, busquemos el amor del Padre, aquel que nos amó como nadie.

Pastor Julio Labrador

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: