La Confesión

Romanos 10:9 nos habla de la confesión pública que en algún momento debemos hacer para que el mundo escuche nuestra decisión personal de nuestro credo. Es un requisito a la luz de la palabra. Amarrado a creer que Dios levantó a su hijo para salvación nuestra, la confesión debe generar un cambio interior que muestre la firmeza de nuestra decisión.

Confesar públicamente nuestras creencias nos expone a los demás desde adentro, de lo más íntimo que llevamos como meta, como norte, como guía. Es parte de la reconstrucción que se va dando poco a poco, donde crecemos al paso que podemos llevar con la ayuda de nuestro Señor y Salvador.

Confesar también es sinónimo de aceptar lo confesado, de entender lo que nos afectó de alguna manera y es superado en el proceso. Confesando que Cristo ha llegado a nuestras vidas estamos diciendo que ahora caminamos diferente, hablamos diferente, pensamos diferente. No vamos sin rumbo como hoja al viento, ya tenemos dirección y propósito para la eternidad.

Permanece firme, nos va a costar, pero ese primer paso de confesión, nos dará el ritmo de una nueva canción en nuestro espíritu. Pastor Julio Labrador

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: