La Rebelión

Cada vez que pecamos o hacemos un acto que sabemos va en contra de lo que Dios estableció, también es rebelión. El negarse de alguna manera a seguir las guias, pasos o directrizes de Dios, es rebelión. Asi lo comenzó satanás y todos sabemos como terminará y su trascendencia en la humanidad.

Al ser humano, le cuesta someterse a la voluntad de otro, imagínese a alguien que no puede ver literalmente. Lo vemos en los empleos, en las familias, en las relaciones sociales, es parte de nuestro razonamiento diario. Los soldados pagan un precio, de honor, de lealtad y de orgullo cuando aprenden a dominar su voluntad y seguir órdenes que pudieran costarle la vida propia y a otros.

Dios espera que nuestras rebeliones sean mínimas o ninguna, que entendamos su voluntad perfecta e incomprensible a veces por nosotros. Siempre traerá mayor beneficio y bendición el sometimiento total y absoluto a quien nos ama como nadie, a quien nos regaló la vida, a quien tiene nuestro tiempo en sus manos. Por eso limpia nuestras rebeliones con la sangre de nuestro Salvador y Seńor, Cristo. Pastor Julio Labrador

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: