Cada Uno Su Cruz

Cuando Cristo nos pide que cada cual cargue su cruz y lo siga, no es una petición literal, es una petición espiritual que conlleva sacrificio y reconocimiento de nuestros límites personales dentro de nuestro proceso de crecimiento. Es creer que Dios no nos dejará y que seremos perfeccionados en el camino.

De igual manera es una petición de reconocer que otros también cargan su cruz, los problemas o situaciones que los atribulan y los llevan a tener cierta actitud hacia la vida y los demás. Es dejar las excusas para no avanzar en el llamado que recibimos para la obra y hacer nuestra parte aún llevando nuestra cruz, como hizo nuestro redentor al llevar nuestras cargas, pecados y enfermedades.

El peso de la cruz de cada persona dependerá de cuan maduros estamos para trabajar la manera de cargarla sin que nos lastime más de lo necesario. Cristo tuvo la ayuda de un cirineo, sin duda habrá quien nos ayude en el camino. Renueva tus fuerzas, re- enfoca tus metas, haz tu parte, tu cruz no impedirá que llegues a las promesas de Dios para tu vida y la de los tuyos. Pastor Julio Labrador

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: