La Samaritana

Era la costumbre de ese momento que samaritanos y judios no se relacionaran por las diferencias heredadas de sus ancestros. También había razones religiosas que marcaban una diferencia entre ambos pueblos. Por eso el asombro de la samaritana al ser abordada por Jesús en la petición de agua, y por ser mujer.

En el diálogo vemos que Jesús sabia todo lo relativo a la vida de aquella mujer y aún asi trató con su vida. Ésta quería el agua de vida, reconoce la autoridad profética de Cristo y la convicción de su planteamiento sobre adoración al Padre.

Nuestra gran comisión de evangelismo a toda criatura debe ser sin excepción de persona, sea de donde sea. El amar nuestros enemigos es un acto de fé y obediencia a Dios. Simvamos a reflejar el rostro de Cristo, debemos tener la misma actitud hacia el prójimo, de amor, paciencia, bondad y compasión. Adelante, comparte de el agua que salta para vida eterna. Es para todos. Pastor Julio Labrador.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Definitivamente fue un privilegio, servirle agua a Cristo. Sobre todo luego de recibir un refrigerio espiritual. Aleluya…

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: