La Humildad Nuestra de Cada Dia

El ser humildes en cada aspecto de nuestro día, se ha convertido en un gran reto para los cristianos de hoy. La presión y la diversidad social que nos rodea se presta para que constantemente sea probada nuestra humildad de corazón y espíritu.

En el trabajo, en nuestro hogar, en nuestra congregación, aún en nuestra vida virtual, se nos está llevando al límite de prueba para ver si es real nuestra reacción. Si nuestra humildad a madurado, sabremos lo que vale la pena que atendamos con detenimiento o lo que apenas merece nuestra atención oportuna.

Parte de conservar el carácter de Cristo es medir cada hecho con cada acción, humildad pero no llegar a permitir el abuso. Aún nuestro Seńor y Salvador se enojó contra los mercaderes del templo. En cada comienzo, vamos desarrollando esa humildad que caracteriza a alguien que ha tenido un encuentro con Dios, mientras, en el camino, hay que ser lo más diligente posible cuando permitamos dejar salir el carácter que también vino incluido en la creación única de nuestro ser.

Recordemos a quién reflejamos, con humildad y amor. Pastor Julio Labrador.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: