¿Queremos ser limpios?

En Mateo 8:2, vemos un leproso que se acerca al Seńor y le pregunta algo que sorprendió a todo el que estaba cerca, “si quieres puedes limpiarme”. La naturaleza de nuestro Seńor es sanar siempre que exista en nosotros un deseo genuino con un poco de fé de querer ser sanos.

Hay personas que llevan ańos en el evangelio y aún no entienden el concepto o proceso para lograr sanidad exterior e interior. No basta con llegar frente al Seńor, debes estar convencido de que Él puede hacerlo. Debes entender que es su sola potestad y voluntad de hacer el milagro, la sanidad, el cambio que tanto esperas. Muchos decretan y declaran aplicando conceptos que no pertenecen al evangelio.

La obra de Cristo no se queda en la la redención, va más allá de eso, llega al crecimiento espiritual, a la sanidad total y absoluta si hacemos el acercamiento correcto ante su presencia. Siempre estará la disposición de sanarnos en la medida que necesitemos pero, de veras queremos ser limpios?

Pastor Julio Labrador.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: