Perdidos en el Afán

En muchas ocasiones la palabra nos muestra los efectos en nuestra vida de estar afanados, de estar fuera de foco y sin concentración en las cosas que deberíamos estar enfocados y concentrados. El mundo y su rutina diaria se encargarán de tratar de ocuparnos en cosas que no aporten o nos consuman el tiempo que debemos dedicar a los trabajos evangelísticos.

Como comisión dada a cada uno de nosotros, evangelizar y llevar el mensaje es prioritario dentro de nuestra agenda diaria, es de primer orden reconocer que lo demás puede esperar. Dios siempre debe tener su lugar primario y nuestro tiempo y esfuerzo dedicados a ese respecto. Esto nos asegura que el resto de las cosas y nuestras necesidades serán cubiertas por nuestro Señor y Salvador.

Reorganiza los eventos que planeas en tu diario si notas que es necesario priorizar los mismos en un orden diferente, en una manera más productiva para nuestro espíritu, para nuestro deber ministerial, para nuestro credo y familia.

Pastor Julio Labrador

El Pensamiento Esclavo.

JOSUÉ 5:6

Porque los hijos de Israel anduvieron por el desierto cuarenta años, hasta que toda la gente de los hombres de guerra que habían salido de Egipto, fue consumida, por cuanto no obedecieron a la voz de Jehová; por lo cual Jehová les juró que no les dejaría ver la tierra, de la cual Jehová había jurado a sus padres que nos la daría, tierra que fluye leche y miel.

Cuando observo a muchos que no han logrado parte de lo que Dios les dijo que le daria, me acuerdo de ese verso, siguen pensando de la misma manera que hacian antes de Dios haberlos liberado de la esclavitud que tenian.

Siguen pensando en cautividad y en cosas aprendidas desde niños y por eso no avanzan en Cristo. Para entender lo que Dios hizo debes renovar tu pensamiento como hizo Cristo en la tierra, debes entender los beneficios de la libertad en Cristo y obedecer su dirección, que SIEMPRE será para ti, lo mejor. Atrèvete a dejar de pensar y actuar en esclavitud. En Cristo, hay libertad. Abrazo y adelante.

Pastor Julio Labrador Rivera.

La Congregación Itinerante

No es sorpresa en éstos tiempos encontrar una gran cantidad de miembros de iglesias cristianas que apenas duran 2 años como miembros en un templo. La inconsistencia en los altares y el poco compromiso de estos miembros con sus iglesias los convierten en una gran masa en movimiento entre una y otra iglesia.

La disconformidad con los credos, los diezmos, las visiones y demás puntos teológicos han contribuido a este lamentable hecho. En algunos casos la poca claridad de los pastores en dichos puntos no abona a aminorar ese movimiento de personas que creen pero no entienden el evangelio.

De ahí la importancia inmediata de fomentar la claridad de los postulados bíblicos de cada iglesia, los eventos de discipulados abiertos a la explicación bíblica, los momentos de coinonía luego de los cultos para mejorar la comunicación y experiencias fraternales entre la congregación.

Es tiempo de volver a ser una iglesia clara y verdadera. Pastor Julio Labrador.

Donde Están?

En la lectura diaria de la palabra de Dios, encontramos líderes que tenían compromiso, sinceridad, verdad, buen corazón, lealtad y amor por las almas. En tiempos modernos miro y leo las noticias y todo lo relacionado al mundo social en el que vivimos, y aunque es claro el cumplimiento de la palabra en mateo 24, no significa que no podamos hacer nuestro trabajo aún cuando sabemos que pasara.

Los lideres de antes sacaban hachas del mar, detenían el sol, daban sanidad instantánea al enfermo, consultaban a Dios en TODO antes de proceder en algún hecho o guerra. Construían arcas, buscaban la voluntad de Dios sin decretar lo que debe suceder, predicaban la humildad y no la prosperidad. Qué pasó con aquellos lideres?, qué sucede en tiempos modernos?, qué hacemos diferentes si Cristo dijo que cosas más grandes haríamos?

Debemos orar al Señor de la mies para que vuelva a enviar líderes como los de antes, comprometidos, sacrificados, con entendimiento enfocado a la palabra de Dios sin adulterarla y en discernimiento de como ayudar la congregación moderna. Milennials, alphas, adultos maduros, jóvenes y niños, todos demandan de los lideres ejemplo, dedicación, unción y sobre todo, real liderazgo en la voluntad divina del Padre. Pastor Julio Labrador

Para Que Sirve la Ley?

19 Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador. (Gálatas 3:19 RVR1960)

Para establecer reglas de conducta social, señalar las transgresiones del pueblo y comenzar a educar sobre obedecer a Dios, la ley fué dada, en ella NO habia promesa de vida eterna, solo de bien y favor de Dios. La palabra señala claramente y sin dejar dudas que ésta fué dada HASTA que llegara la semilla (Jesus) que luego sería promesa de vida eterna y GRACIA.

Por lo tanto señala una caducidad, fecha de vencimiento, un pacto como nunca de vida con Dios. Cuando cristianos vuelven a sacar la ley como norte, invalidan en su totalidad el sacrificio de Cristo. He aqui la prueba tomada de la misma palabra, NO de mi pensamiento o palabras. Leamos y entendamos lo que Dios nos muestra en su absoluta y poderosa palabra. Abrazo y adelante. Pastor Julio Labrador Rivera.

El Evangelio

Es notable hoy dia como las iglesias y el orden de culto en las mismas han sufrido un cambio estructural y logístico. La música, cada vez más comercial y moderna, ha tomado un papel diferente al de llevarnos a un proceso de preparación espiritual, llevandola a uno de entretener y motivar a un ambiente de seguir un patrón de comodidad.

Lo mismo pasa con la prédica dominical, antes un arma poderosa para lograr un arrepentimiento genuino y de comunión con el Espiritu Santo, ahora con un propósito más motivacional y en ocasiones influenciar emocionalmente a la par con la ola social que cada vez más se aparta de las bases cristianas.

El evangelio como se muestra en la palabra es sencillo y básico, Cristo fué enviado por Dios, en un acto sin precedente para salvación de la humanidad. Todo el que en Él crea, será salvo. La gran comisión fué sencilla, humilde, genuina, sin pretenciones ni contaminación de pensamientos sociales o motivadores. Las armas y utilidades han cambiado con los tiempos, el evangelio No. Pastor Julio Labrador.

El Cambio Mundial

Cuando analizamos los cambios sociales y religiosos de los últimos 40 años, vemos claramente los avances logrados por los grupos LGBTT y otros anti- religiosos. Cada vez es mayor la expresión pública en contra de las iglesias y organizaciones con fines religiosos.

Las profecías seńaladas en mateo se han cumplido casi en su totalidad, a lo malo se llama bueno y viceversa. La falta de unidad y apoyo entre las iglesias han contribuido a agrandar la brecha de malos testimonios para los demás.

Es tiempo de reconsiderar a donde vamos como iglesia ante la necesidad de un evangelismo como describe la palabra, con amor, con paciencia, reflejando el rostro de nuestro Salvador. Ante el cambio mundial, un cristiano con convicción y amor por las almas. Aceptemos el reto que nos propuso Cristo al momento de su ascensión.

Pastor Julio Labrador.

El Momento de Decidir

Cuando leemos en la biblia que debemos vivir cada dia con su afán, debemos también recordar que en cada dia tendremos que tomar decisiones. Comida, trabajo, velocidad, palabras, acciones de vida y relaciones. Estamos llenos de momentos en los que debemos decidir que hacer, decir, mirar, escuchar y aceptar de los demas y hacia nosotros.

Cada dia vendrá con retos nuevos, con retos que aún no enfrentamos de los dias pasados, con nuevas decisiones y maneras de pensar. Tratemos de que en el momento de la elección lo hagamos haciendo lo correcto, lo que Cristo esperaria que hicieramos aún cuando nadie nos ve.

Podemos evangelizar una persona a la vez pero con muchas armas en uso, testimonio, palabras, acciones, ejemplos tangibles de nuestro nuevo ser interior. Que cada decisión lleve un mensaje profundo de amor, paz, confianza, seguridad de que hay esperanza si creemos en el amor de Dios y aceptamos su hijo como Salvador. Decidan lo mejor, es lo menos que podemos hacer por la humanidad como cristianos.

Pastor Julio Labrador